divi wordpress theme

En otras entradas ya hemos hablado de los códigos QR (códigos bidimensionales), donde el usuario puede visualizar la información actualizada, cuándo y dónde desee.

Si hablamos del sector turístico, tiene muchísimo sentido comentar los códigos QR, ya que sus aplicaciones son casi infinitas.

Billete electrónico

El código QR se puede usar en el móvil, por ejemplo, como tarjeta de embarque, como check-in express o como entrada a un evento agilizando el proceso y aumentando la fiabilidad.

Folletos y catálogos turísticos
Para que los usuarios puedan ampliar su información accediendo a la web del hotel o accediendo a contenidos extra como visita virtual, video, etc.

Tarjeta de crédito de la habitación
El cliente puede guardar su código QR con su número de reserva que puede ser leído de los distintos puntos de venta del hotel para poder cargarle su consumo a la cuenta de la habitación.

Tarjeta de fidelización
Donde podemos guardar gran cantidad de información sobre el cliente y sobre nuestro establecimiento.

Información en los mapas turísticos
Información adicional sobre puntos de interés turístico como playas, edificios culturales, etc.

Paneles informativos en puntos de interés cultural o paisajístico
Ampliación de la información con acceso a contenido multimedia o aplicando la realidad aumentada.

Vallas publicitarias opis y medios escritos
Donde el cliente mediante su código QR puede acceder a información extra, códigos promocionales o sorteos.

Paneles interactivos en paradas el autobús para ofrecer información de lugares turísticos. Información de hoteles. Horarios de autobuses.

Sorteos
Combinando la generación dinámica de los códigos QR con el bluetooth.

Con el uso de los códigos QR en los formatos impresos y el control de asistencia de los usuarios con estas etiquetas interactivas podremos medir de una forma más eficiente nuestras acciones de marketing hasta la fecha poco medibles.

Etiqueta interactiva y realidad aumentada
El edificio conocido como N Building, localizado en Tokio, decora su fachada con una etiqueta interactiva. En su versión inicial el código bidimensional del edificio únicamente codificaba la página web del edificio, pero ahora hace uso de la realidad aumentada para mostrar información digital superpuesta a la imagen real del edificio como los twitt escritos por sus inquilinos, información sobre las tiendas que hay en su interior, ofertas, promociones, etc.

Si se te ocurren otras aplicaciones ¡coméntalas!

Me paso todo el día generando experiencias positivas y sostenibles para los clientes. Aplico interactividad entre las nuevas formas de comunicación y las que ya conocemos.